La Semilla

Hay momentos en que nos sentimos pequeños, que el mundo, las personas, todo lo que nos rodea se hace grande, nos sentimos como una pequeña chispa, sin vida y motivación, sin fuerza propia.

Estos momentos, por lo más que parecen ser enormes o insuperables, no lo son. No es que sean despreciables, insignificantes o sin importancia. En realidad, son los que pueden provocar más cambios en nuestras vidas.

Podemos comparar la sensación de encogimiento que sentimos, con la formación de una semilla, cuando se genera y se lanzó al suelo. Ella debe sentirse totalmente carente, pero cuando deja la fuerza que existe dentro de sí misma actuar, existe la posibilidad de convertirse en una nueva vida, de germinar, con la exuberancia de un árbol frondoso.

Como todo, la elección para germinar, crecer, florecer, siembra o se convierten en humus y ser absorbida por la tierra, es nuestro libre árbitro.

Ciertamente durante la vida hacinemos elecciones diferentes, horas en encogerse, horas expandimos, la sabiduría consiste en ser conscientes de la elección.
La naturaleza necesita de las dos cosas, los árboles y el abono, así, cualquiera que sea la elección, sabemos que contribuimos a la formación de un hermoso planeta, la naturaleza humana.

En este cuento traté de ser como una semilla, con unas pocas frases, tienen la capacidad de generar vida, la elección es nuestra.

For a professional business hosting we highly recommend hostgator review or cloud hosting
Joomla Templates designed by Joomla Hosting